Cómo ayudar a una persona con depresión

Uno de los temas más retadores a la hora de ser abordado es la salud mental y siendo más específicos aún, la depresión. Todos quieren tener la respuesta correcta y lograr ser una ayuda; pero en realidad es algo bastante profundo.

La depresión según datos de la OMS de septiembre de 2021 afecta aproximadamente a 280 millones de personas en todo el mundo, esto ya marca un indicador alto y cualquier persona que esté en nuestro entorno cercano puede sufrir este trastorno mental.

Entendiendo esto, en Bioreprogramación nos dimos a la tarea de brindarles herramientas sencillas que les permitan ayudar a ese familiar, pareja o amigo que atraviese por un cuadro de estos.

Como premisa queremos que comprendan de forma más profunda el por qué de la depresión y cómo apoyar desde el conocimiento este tipo de casos. Por lo anterior veremos:

  • ¿Qué es la depresión?
  • Enfermedades y Bioreprogramación
  • ¿Cómo ayudar?

¿Qué es la depresión?

Sin entrar en todo el aspecto teórico se hace necesario explicar que la depresión es un trastorno mental común que se caracteriza porque quien lo padece refleja tristeza, irritabilidad, sensación de vacío, pérdida del disfrute o del interés en actividades en gran parte del día, casi todos los días; durante un periodo de al menos dos semanas.

Este tipo de comportamientos afecta de manera directa o indirecta el funcionamiento de la cotidianidad de las personas en su vida personal, familiar, social, laboral, entre otros escenarios.

Al presentarse un episodio depresivo según la cantidad y la intensidad de los síntomas, además de las repercusiones funcionales en la persona se podrán catalogar de episodios leves, moderados o graves.

Uno de los mayores retos a lo que se enfrentan las personas, sus entornos y por supuesto los profesionales a los que se acercan, es identificar las causas u origen de la depresión. Esto debido  a que por lo general nace de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos.

Pero sin duda hay mucho más de fondo y eso es lo que quiero que veamos juntos.

Enfermedades y Bioreporgramación

A la hora de referirnos a enfermedades es importante comprender que todas estas tienen un origen y una raíz.

A partir de lo estudiado por el Doctor alemán, Ryke Geer Hamer, entre otros teóricos, podemos decir que  las “enfermedades” tienen una causa y que son programas biológicos cargados de un sentido de supervivencia para adaptarse a una situación inmanejable.

Con lo anterior y entrando en el terreno de la depresión; entendemos que el origen de esta y sus síntomas pueden relacionarse con pérdidas o conflictos  importantes que llevan a la persona sentir que no pueden superarlos o que su vida carece de valor.

En este orden de ideas no todo conflicto que detona la depresión representa algo reciente, muchas veces una acción del hoy la vinculamos de forma inconsciente con algo de nuestro pasado, sea nuestra concepción, gestación, nacimiento o crianza.

Es aquí donde es muy relevante identificar dónde nace la depresión, porque de esta manera el proceso y la solución se darán de raíz.

Uno de nuestros métodos para encontrar el origen de las enfermedades y que ha servido a muchas personas, es el curso  de Guion Mental, un espacio en el que cada uno encuentra su programación más limitante y se transforma para dar paso a la vida y las emociones que deseamos.

Veamos todo desde otra óptica

La forma más fácil de ver todo es a través de ejemplos, por eso quiero que analicemos si alguna de estas situaciones o similares le han sucedido a la persona que queremos ayudar.

Cuando hablamos de depresión, desde la Bioreprogramación debemos tener en cuenta múltiples detalles, uno de ellos es la lateralidad de la persona (si es diestra o zurda) esto especialmente porque en el hemisferio derecho que es el que controla todo nuestro lado izquierdo también está anclados los focos territoriales.

¿En qué influye esto?

Visto a modo de ejemplo imaginemos que una pareja se divorcia después de muchos años de un extraordinario matrimonio y de vivir por más de 20 años en el mismo lugar.

Aquí el conflicto territorial se da por la pérdida no solo de su hogar, sino también de salir del lugar donde pasaron la mayor parte de su tiempo, pierden la relación con su esposo/a y perderán el contacto cotidiano con sus hijos, lo que lleva además a la desvalorización y la culpa. 

Otros conflictos que pueden generar depresión es que la persona haya vivido un drama intenso como la pérdida de un hijo, un empleo o la no consecución de un negocio altamente esperado.

¿Cómo ayudar?

El camino de la depresión puede convertirse fácilmente en una montaña rusa de emociones, pensamientos y sentimientos, no solo para quien la vive sino para todos aquellos que están a su alrededor; por lo que se hace necesaria la paciencia y el amor.

Una de las formas más comunes es entablando conversaciones constructivas en las que mostremos interés por aquello que le sucede al otro, no solo por averiguar qué pasa, sino con la intención genuina de validar sus sentimientos, mostrando empatía. Esto se da al escuchar con atención acompañado de un lenguaje verbal y físico que denote interés.

Por otra parte y como ítem fundamental apoyemosla en buscar ayuda y no únicamente a través de la recomendación, quizá puedes hacerle una lista de los terapeutas conocidos o motivarlos a que logren ese primer encuentro. Además, también será muy valioso que lo apoyes en no dejar su terapia una vez la haya comenzado.

Estas son algunas de las ayudas que podemos brindarle a las personas que atraviesan un cuadro depresivo, frente a  todo esto es necesario que desde nuestra perspectiva de familiar, amigo o pareja nos blindemos y entendamos que debemos establecer algunos límites y que hay profesionales que pueden dar un apoyo más de fondo.

Conclusión

No dejemos pasar por alto ninguno de los síntomas ya mencionados en las personas que tenemos en nuestros entornos más cercanos, identificar algo a tiempo puede prevenir que la depresión  avance de forma importante.

Ayudar no siempre será tener la respuesta para todo, muchas veces el estar en la correcta disposición y con el deseo genuino permite salvar la salud mental de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

× Whatsapp