Enfermedades psicosomáticas: Qué son y cómo sanarlas

Nuestra mente y nuestro cuerpo nos hablan de forma directa, tanto así que existe una relación estrecha entre los síntomas que padece nuestro organismo con todo aquello que mentalmente nos aqueja; sea a nivel consciente o inconsciente. 

Conocernos pero sobre todo aceptarnos a profundidad es una tarea que no es para nada sencilla, pero que se hace necesaria si no queremos estar del lado de las enfermedades psicosomáticas; estas son trastornos que llevan a que muchos síntomas físicos se agraven debido a dificultades mentales o emocionales.

Quiero que demos una mirada completa de estas enfermedades, que analicemos sus variantes, su realidad desde la Bioreprogramación, pero en especial que seamos conscientes de cómo sanarnos con el fin de llevar la vida que todos deseamos. 

Basados en lo anterior veremos:

  • ¿Qué son las enfermedades psicosomáticas? 
  • ¿Cuáles son sus causas?
  • Manifestaciones físicas
  • Mirada desde la Bioreprogramación
  • El proceso de sanación

¿Qué son las enfermedades psicosomáticas?

A partir de lo que dice el Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, las enfermedades psicosomáticas son las que a partir de procesos emocionales fuertes como la depresión, ansiedad o estrés se derivan síntomas físicos.

Este notorio desequilibrio entre mente y cuerpo lleva a la reducción de las defensas, por tanto somos más propensos y vulnerables ante cualquier cosa que llegue del exterior.

Yendo a los datos,  ciertos estudios indican que es usual que al menos una de cada tres personas que van a su médico de cabecera, lo haga por dolores psicosomáticos. Además, se sabe que afectan a más del 2% de la población total mundial, independientemente del género. 

¿Cuáles son las causas?

Si bien tenemos claro que hay eventos emocionales fuertes que las desencadenan, factores externos como la familia, entornos cercanos, realidades socioculturales o cognitivas, pueden contribuir a la aparición de una dificultad física. 

De igual manera, si tenemos alguna enfermedad grave y experimentamos emociones negativas, estas pueden  llevar a que la dificultad de la enfermedad base incremente notoriamente. 

A partir de un informe del año 2021 del Hospital Alemán, podemos decir que las fuertes cargas psicológicas como angustia, traumas o ansiedad persistentes llevan a la aparición de estos trastornos. Así mismo, debemos contemplar la influencia de factores hereditarios como fuente de este tipo de dificultades; este tema lo veremos más adelante. 

Manifestaciones físicas

Una de las cosas que debemos dejar claro en este punto es que aunque muchas enfermedades presentan síntomas sin una explicación clara y con un componente anímico, no todas las enfermedades pueden ser psicosomáticas.

Con este aspecto resuelto, diremos que la manifestaciones más comunes abarcan desde dificultades digestivas, como  síndrome de intestino irritable, además de problemas respiratorios, dolores de cabeza, fatiga crónica, vértigo, entre otros.

Para tener la certeza que estamos hablando de un síntoma causado por un trastorno psicosomático, requerimos que a nivel médico se realice un estudio detallado que así lo corrobore. 

Una mirada desde la Bioreprogramación 

En otros espacios hemos analizado lo necesario que se hace conectar con el origen de las enfermedades, especialmente porque todas tienen una causa y son programas biológicos cargados de un sentido de supervivencia para adaptarse a una situación inmanejable.

Al comprender este primer punto y de la mano con los trastornos psicosomáticos que venimos hablando, una de las claves para ver mucho más allá es identificar que el cuerpo nos habla.

Este nos comparte mensajes directos que nos indican que hay algo que debemos modificar, sea de nuestro presente o de nuestro pasado. 

Llegar a la raíz no solo de la enfermedad como tal, sino de aquello que nos bloquea o  no nos permite progresar en nuestro camino y que llega a ser tan fuerte a nivel mental que se manifiesta de forma física, es una de las tareas más arduas que tenemos como humanos; principalmente porque nos cuesta aceptar que este tipo de factores son determinantes.

Si vemos nuestra realidad de una forma más consciente y menos emocional, tarea que no siempre es sencilla, tendremos la oportunidad de percibir todo aquello que nos aqueja como una oportunidad para resolver conflictos actuales y dificultades del pasado; incluso aquellas asociadas con nuestra concepción, nuestro nacimiento o de manera directa con eventos ancestrales.

Bioreprogramación un camino para sanar

Dar una mirada más detallada y  atender el llamado que nos hace nuestro cuerpo representa la oportunidad para ver la vida de forma completa. Es allí donde la Bioreprogramación juega un papel fundamental para sanar el cuerpo a través de la mente. 

Hacernos responsables de nuestro propio camino y hacer libremente nuestros acuerdos nos aporta bienestar. Cuando hay un impacto dramático, fuerte e inesperado; nuestro organismo responde de manera biológica con una enfermedad. 

La Bioreprogramación es entonces una herramienta que nos ayuda a poner en consciencia el evento dramático, a decodificarlo y sanarlo para recuperar nuestra salud y bienestar.

Por medio de guías puntuales, logramos tomar conciencia de los programas y/o creencias limitantes de nuestra vida, ayudándonos a cambiarlas para conducirnos hacia donde pretendemos. 

Sentar las bases de la transformación interior nos lleva a sanar y trascender aquellos patrones negativos y de conducta heredados de nuestros ancestros, logrando así estructurar el origen emocional de los conflictos o enfermedades de cada uno. 

Hacernos responsables y llevar un estilo de vida sano desde lo mental es una de las formas más eficaces de tratar los trastornos psicosomáticos, porque solo en la medida que afrontemos el aspecto mental con responsabilidad, las manifestaciones  físicas cesarán. 

Para concluir

Detectar todo lo que nos muestra el cuerpo a través de las emociones que vivimos o hemos experimentado; es la manera idónea de poner en equilibrio la mente y nuestro estado físico.

Seamos receptivos y no reprimamos lo que nos sucede. Traer a la realidad y aceptar que somos seres emocionales, cargados de historias presentes y pasadas, además de tener rasgos heredados nos llevará a que los eventos impactantes no trasciendan más de lo normal.

Busquemos ayuda, que no nos de temor hablar de aquello que nos sucede porque finalmente al comunicarnos nos reconocemos en Amor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

× Whatsapp