Bioreprogramación

Problemas de toma de decisiones: 10 métodos efectivos para hacerlo mejor

Luz Dary Parra H. - Psicóloga creadora de La Bioreprogramación®
Luz Dary Parra H. - Psicóloga creadora de La Bioreprogramación®
Psicóloga de la Universidad Pontificia Bolivariana, título homologado en España. Conferencista Internacional y creadora de la Bioreprogramación®, el Curso de Guion Mental Personal, el Taller de Herramientas de Terapia y el Taller Vivencial Volver a Nacer.

Todos nos enfrentamos a diario a la necesidad de elegir, pero ¿por qué algunas personas parecen tener un don para ello mientras que otras enfrentan fuertes problemas de toma de decisiones? Si estamos en este último grupo, no te preocupes, en Biorepro te presentamos diez métodos que te ayudarán a tomar las mejores decisiones.

Tener problemas de toma de decisiones es algo muy común entre muchas personas. A veces puede ser útil, ya que nos permite analizar todas las opciones disponibles e inclinarnos por el mejor escenario posible. Sin embargo, también puede ser muy frustrante, especialmente cuando buscamos decidir qué hacer con nuestra vida. 

Existen muchas razones por las que alguien puede ser indeciso. Algunas personas simplemente no son buenas para tomar decisiones, mientras que otras pueden tener miedo de tomar una mala decisión. 

Afortunadamente, existen algunos métodos que pueden ayudar a tomar mejores decisiones. y hoy profundizaremos en ellos. 

Vamos por partes:

  • ¿Qué causa la indecisión?
  • Problemas de toma de decisiones 
  • Bioreprogramación® en Contexto
  • 10 métodos para tomar mejores decisiones

¿Qué causa la indecisión?

¿Alguna vez hemos estado en una situación en la que no sabíamos qué hacer? Tal vez nos sentimos atrapados, abrumados por el miedo o inseguros de cómo proceder. Todo esto puede derivar en una gran frustración, especialmente porque sentimos que perdemos el control de nuestra vida.

Los problemas de toma de decisiones  pueden ser causados por una variedad de factores. A veces, es simplemente el resultado de tener demasiadas opciones. Otras veces, puede ser un producto de la ansiedad o el miedo. En algunos casos, la indecisión puede indicar un problema más profundo, como la falta de confianza en uno mismo.

Veamos un  poco más a fondo algunos puntos determinantes:

Miedo al fracaso

El miedo al fracaso es una de las principales razones por las que somos indecisos. Nos paraliza , nos impide avanzar hacia nuestros objetivos y bloquea muchas de las cosas que pretendemos tanto a nivel mental, físico y emocional. 

¿Por qué? Porque tememos equivocarnos y el error nos llevaría a experimentar el  fracaso. Es a partir de este punto donde la Bioreprogramación® comienza a hacerse presente. Ese temor a fallar está vinculado con alguna información que tenemos albergada en nuestra mente inconsciente y que de una u otra manera nos impide actuar. 

La realidad es que el equivocarnos hace parte de nuestro proceso vital, incluso es necesario para llegar a eso que la sociedad llama éxito, pero eso no fue lo que nos modelaron desde que éramos niños, sino todo lo contrario, que equivocarse es malo y nos lleva a caminos que no deseamos. Por lo tanto, lo asociamos con algo negativo. 

Influencia de los padres

Vinculado totalmente con el punto anterior encontramos que el poder que ejercen nuestros padres, mentores o personas del círculo más íntimo es determinante para formarnos  en diferentes ámbitos y la toma de decisiones es uno de ellos. 

En muchos casos nuestros padres pueden ser demasiado protectores o involucrados en nuestra vida, aún cuando ya tenemos la edad suficiente para elegir aquello que queremos o no. 

Lo descrito puede ser particularmente problemático cuando se trata de tomar decisiones importantes en la vida, como qué carrera estudiar o dónde vivir. Si bien es importante que nos brinden orientación, es necesario que aprendan a respetar los límites y que tomemos el camino que creamos conveniente, de lo contrario se puede caer fácilmente en la dependencia emocional, que no solo repercute a nivel personal sino a la hora de relacionarnos con los demás. 

Ser muy complaciente

Cuando somos complacientes somos personas que a menudo hacemos lo que los demás quieren, sea por agradarlos, por pertenecer a algo o porque nuestro autoconcepto o autoestima están totalmente golpeados. 

Es necesario que determinemos hasta donde llegamos en este aspecto porque de lo contrario perderemos el control y los problemas de toma decisiones cada vez serán más fuertes; llevándonos a sentirnos culpables precisamente por no tener el camino claro. 

El perfeccionismo

Muchos de nosotros nos sentimos atrapados en un ciclo de indecisión porque queremos que todo sea perfecto. Nos preocupamos tanto por tomar la decisión correcta que a veces terminamos bloqueados solo por el temor de elegir el camino “incorrecto”.

Si bien el perfeccionismo puede ser una virtud en algunas áreas de nuestra vida, también puede convertirse en una trampa si no sabemos manejarlo.

Falta de confianza

Este es sin duda uno de los puntos más determinantes no solo para tomar decisiones sino para muchas cosas en nuestra vida, ya que terminan siendo muchas veces el punto de partida de trastornos y hasta enfermedades psicosomáticas que nos neutralizan por completo.  

A menudo, la falta de confianza  o los problemas de autoestima se derivan de un trauma o experiencia negativa del pasado. Cuando algo malo nos sucede, es natural que nos sintamos inseguros y temerosos de volver a experimentar ese dolor. 

Por ejemplo, si hemos sido rechazados en el pasado puede ser más difícil que nos animemos a buscar entablar relaciones cercanas o de pareja con otras personas. 

Otra causa común de la falta de confianza es la comparación. Compararnos con otras personas puede hacer que nos sintamos inseguros sobre nuestras propias habilidades y logros.

Por todo lo anterior nuestro cuerpo y nuestra mente manifiestan múltiples sensaciones que denotan incomodidad con  todo lo que está pasando. Por ejemplo, ¿alguna vez nos hemos enfermado previo a alguna presentación importante? Este es un signo físico del miedo que sentimos. 

Bioreprogramación® en Contexto

Como vimos nuestra capacidad de decisión está asociada de forma muy directa con todo aquello que vivimos en circunstancias pasadas de nuestra vida, pero visto desde la realidad de la Bioreprogramación® puede haber mucho más. 

Nos referimos a los problemas  de toma decisiones no solo se vinculan a experiencias conscientes, sino que pueden estar relacionados con nuestra concepción, nuestro nacimiento y hasta nuestros ancestros. 

¿Cómo logramos ser conscientes de esto? 

Todos tenemos un Guion mental que contiene información determinante como patrones y posturas que se convierten en momentos repetitivos de nuestra vida, algunos son positivos y otros nos alejan de aquello que en realidad queremos ser. 

Por lo tanto para lograr ser conscientes de todo aquello que nos sucede primero debemos decodificar todo lo que tenemos albergado  en nuestro mundo inconsciente y que nos hace sentir que estamos en una lucha constante y que tdo nos cuesta el doble.

Este tipo de procesos llevan a que identifiquemos el origen de lo que nos aqueja y por consiguiente le demos un nuevo significado. 

10 métodos para tomar mejores decisiones

Ya vimos que superar los problemas de toma de decisiones es crucial si queremos avanzar en la vida. Si siempre estamos dudando no avanzaremos en la dirección que pretendemos. 

Aquí tienes 10 métodos para tomar mejores decisiones:

  1. Identifiquemos nuestros objetivos: Si no sabemos cuál es nuestra meta, será muy difícil tomar las decisiones adecuadas para alcanzarla. Tomar la decisión equivocada puede hacer que nos alejemos de nuestro foco en lugar de acercarte a él.
  1. Reduzcamos tus opciones: A menudo, somos indecisos porque tenemos demasiadas opciones. Y cuanto más opciones tengamos, más difícil será tomar una decisión y más ansiedad puede causarnos.  
  1. Pensemos en las consecuencias: ¿Qué consecuencias tendrá nuestra decisión? Si la respuesta es “no lo sabemos”, entonces tal vez debamos reconsiderar nuestra decisión. Siempre debemos tener en cuenta las posibles consecuencias de nuestras decisiones. De lo contrario, podemos acabar sintiéndonos culpables. 
  1. Hagamos una lista de pros y contras:  Este es un buen método para evaluar diferentes opciones. Simplemente hacemos una lista de las cosas positivas y las no tan buenas que tenemos para elegir. Esto nos ayudará a tomar una decisión más informada y evitaremos tomar una decisión por impulso.
  1. Informémonos: Muchas veces experimentamos problemas de toma de decisiones porque no tenemos suficiente información. Así que si no estamos seguros de qué camino tomar, informémonos mejor. Averiguemos todo lo que podamos sobre nuestras opciones y luego toma la decisión que mejor se adapte.
  1. Pide consejo a otras personas: si tenemos un amigo o familiar a quien podamos pedir un consejo hagámoslo. Es importante que opinión no se encuentre sesgada para que realmente sea una opción válida.
  1. Busquemos ayuda: pegado al método anterior podemos incluir buscar el apoyo o la ayuda de un tercero. Como ya lo vimos la Bioreprogramación® por medio de sus diferentes herramientas nos puede encaminar a tomar mejores decisiones y dejar atrás esas dudas constantes en los distintos ámbitos de nuestra vida. 
  1. Tomemos un descanso: En ocasiones la mejor manera de decidir es simplemente desconectarnos. Si estamos atascados pongamos nuestra elección en espera por un día o dos y luego volvamos a ella con una mirada más fresca.Es posible que nos sorprendamos de la cantidad de nuevas ideas o claridad tras descansar.
  1. No te apresures: No siempre podemos evitar tomar decisiones rápidas, pero si tenemos tiempo, no debemos apresurarnos. Démonos el tiempo suficiente para ver todo el contexto. Muchas veces por querer salir rápido de algo pasamos por alto algunos  detalles que son determinantes. 
  1. Seamos flexibles: A veces las cosas no salen como planeamos y tenemos que cambiar nuestras decisiones. Si nos damos cuenta de que tomamos una decisión que no es la más adecuada en ese momento, no tengamos miedo de cambiar de opinión y adoptar un enfoque diferente. Lo importante es que seamos flexibles y estar dispuestos a adaptarnos a los cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top
Abrir chat
1
Hola, que alegría tenerte aquí 👋
¿Cómo podemos ayudarte?